¿Qué es un web hosting web y para qué sirve? Guía básica

folder_opene-Commerce

Si ya te decidiste a entrar a la era digital y crear un sitio web, y tu objetivo es que la gente lo use e interactúe con él, tendrás que publicarlo o “cargarlo” en internet. Y eso lo puedes lograr con la ayuda de un buen servicio de hosting o alojamiento web.

¿Pero a que nos referimos con esto?, bueno si apenas estás iniciando quizá tienes dudas como: ¿qué es el hosting web? ¿Cómo funciona el hosting web? ¿Qué tipos de hosting existen? ¿Cuál es el más apropiado para mí: hosting compartido, VPS o servidor dedicado? ¿Qué otros servicios me ofrecen los proveedores de hosting? ¡No te preocupes! En este blog respondemos a tus preguntas.

  1. ¿Qué es un hosting web exactamente?
  2. ¿Cómo funciona y para qué sirve un hosting?
  3. ¿Qué tipos de hosting hay?
  4. ¿Cómo saber qué tipo de hosting necesito?
  5. ¿Qué otros servicios ofrece un proveedor de hosting?

1. ¿Qué es un hosting web exactamente?

Para nos encontremos en contexto, los datos de tu sitio web deben estar guardados en una “computadora” conectada a internet. Esta computadora se llama “servidor web” y tiene mucha potencia, pues está diseñada para guardar una gran cantidad de datos y tenerlos accesibles todos los días del año y desde cualquier parte del mundo.

Así, hosting u hospedaje es un espacio en un servidor que va a estar activo 24/7 por un año donde se va a guardar la información de tu sitio web espacio en Internet para prácticamente cualquier tipo de información, sea archivos, sistemas, correos electrónicos, videos, etcétera.

Usualmente, los proveedores de hosting son quienes poseen estos servidores y los mantienen en data centers (centros de procesamiento de datos), con infraestructura y protocolos de seguridad avanzados (tanto físicos o de hardware, como de software) y conexiones a internet permanentes y seguras, para evitar posibles fallos o errores en sus sistemas.

Así, cuando contratas su servicio de hosting, estas compañías te ofrecen la tecnología y los recursos (CPU, memoria RAM, procesador, entre otros) necesarios para que tu sitio siempre esté en perfecto funcionamiento.

2. ¿Cómo funciona y para qué sirve el hosting web?

Para facilitar la comprensión del proceso del alojamiento web, vamos a hacer una analogía: cuando algún familiar, conocido o persona interesada quiere visitar tu casa, primero obtiene tu dirección. Luego, sigue indicaciones y llega al lugar. Entonces, anfitriones e invitados comparten un mismo espacio: tu hogar.

Podríamos decir que tu sitio web es el “hogar” de tu proyecto digital, el dominio (tu dirección web) es “la ubicación” y el hosting es el “inmueble o edificio” donde se encuentra tu casa.

Siguiendo con este ejemplo, así como la mayoría de las personas no construye su propia vivienda ni puede garantizar que cuente con servicios básicos, aunque tuvieras fondos para comprar tu propio servidor y contratar una conexión a internet muy potente ésta podría no ser la mejor solución, pues la cantidad de trabajo y conocimiento especializado para hacerlo funcionar te costaría más tiempo y dinero. Por eso, contratar un hosting web es la vía inteligente.

3. ¿Qué tipos de hosting hay?

Aunque las necesidades de cada proyecto digital son diferentes, en SITIC simplificamos tu elección al ofrecerte 5 principales tipos de hosting que van desde el más económico y de óptimo rendimiento, hasta los alojamientos más potentes y especializados. A continuación te explicamos, a grandes rasgos, en qué consiste cada uno:

Hosting compartido

El alojamiento compartido es el más utilizado, simple y económico de los diferentes tipos de hosting web.

Esto es porque el costo de operar el servidor se reparte entre varios usuarios y, por lo tanto, los recursos son compartidos entre cada sitio.

Siguiendo con la analogía del principio, al contratar este hosting estás alquilando el espacio de tu sitio dentro de un mismo servidor… como si vivieras con roomies en una misma casa.

En este tipo de hosting, el proveedor tiene la responsabilidad de garantizar la estabilidad del sistema (así como el arrendador se hace cargo de los gastos de mantenimiento de tu casa).

Si bien pueden existir límites de almacenamiento y ancho de banda al compartir servidor con otros sitios, muchos proveedores de hosting compartido te ofrecen servicios de alojamiento de tráfico ilimitado; así, si algún mes tienes picos de consumo de recursos, tu sitio web no se verá afectado y no tendrás costos inesperados.

Hosting WordPress

Este también es un tipo de hosting básico ya que te ofrece un servidor con panel recursos optimizados para operar con WordPress, el gestor de contenidos (CMS por siglas en inglés) y la plataforma más utilizada por sitios web en todo el mundo.

La ventaja de este servicio es que cuenta con configuraciones especiales a nivel de servidor, actualizaciones y respaldos automáticos para garantizar la seguridad de tu sitio pues, al ser un CMS tan popular, puede ser objeto de ciberataques por piratas informáticos.

Hosting empresarial

Este servicio es una especie de alojamiento híbrido ya que combina una configuración sencilla (como en un hosting compartido) con recursos dedicados, flexibilidad y rendimiento de un hosting más sofisticado (como el VPS). Así, ofrece todo lo esencial para sitios web con mucho tráfico y uso intensivo de datos o de comercio electrónico.

Hosting VPS

Este tipo de hosting consiste en un servidor privado virtual (también llamado VPS o VDS), respaldado por un servidor físico dividido en varios alojamientos “virtuales” por medio de un software. Así, el costo de renta suele ser bastante inferior al de un servidor dedicado (físico), aunque los requerimientos de conocimiento técnico aumentan.

La gran ventaja del VPS es que cuentas con recursos garantizados, que no se comparten con nadie y que puedes utilizar como tú prefieras. Esto le brinda más potencia y flexibilidad a tu sitio que un hosting compartido normal (¡como si te mudaras a tu propio departamento!).

Servidores dedicados

El servidor dedicado es el más potente y costoso de los tipos de hosting, pues consiste en contratar un servidor (máquina física) con uso exclusivo para tu sitio. Así, serás usuario absoluto de los recursos de alojamiento –desde el ancho de banda hasta el espacio en disco, aunque para eso necesitarás más conocimientos técnicos para configurar este servicio.

Los servidores dedicados son especialmente necesarios para sitios web con gran volumen de tráfico mensual o que necesitan hacer uso intensivo de recursos… ¡como mudarte a tu propia mansión!

4. ¿Cómo saber qué tipo de hosting necesito?

Supongamos que tienes un sitio web “ligero”, es decir, que requiere un mínimo de recursos. En este caso, el hosting compartido es suficiente (o en su caso, el hosting WordPress si tu sitio está basado en esta plataforma). Además, tienes la flexibilidad de hacer mejoras en tu plan para contratar más almacenamiento o banda ancha, en caso de que los necesites.

Ahora, imagina que deseas montar una tienda online con muchos productos y sistemas de pago integrados, entre otras características. Naturalmente, debes considerar un flujo constante de visitantes o de lo contrario tu ecommerce no será rentable.

Lo lógico es que preveas recursos suficientes para la operación diaria de la tienda. Así, por temas de tráfico, operatividad y seguridad, en esta situación te conviene elegir un servidor privado virtual o un hosting empresarial.

Fuera de estos escenarios, adquirir un servidor dedicado sólo tiene sentido si requieres de un poder de procesamiento muy alto, o si recibes muchos visitantes y usuarios en tu plataforma. Piensa aquí en sitios web o aplicaciones que realizan un intercambio constante de datos y archivos pesados, como un videojuego o una plataforma interna de streaming de video.

5. ¿Qué otros servicios ofrece un proveedor de hosting

Relacionado con el punto anterior, podemos decir que los proveedores de hosting cuentan con todo lo que necesitas para gestionar el servidor, la seguridad, la velocidad y más.

Paralelamente, checa también los servicios adicionales que puedan ofrecerte como son:

  • Dominios dependiendo del plan, extensiones de dominio especializadas por actividad o industria (ej. .store.legal o .games) y subdominios. Conoce más en nuestra Guía Sitic sobre dominios web.
  • Capacidad para alojar desde uno hasta múltiples sitios web.
  • Más espacio en disco.
  • Ancho de banda mensual.
  • Usuarios de File Transfer Protocol (FTP).
  • Acceso a bases de datos.
  • Administración del Sistema de Nombres de Dominio (DNS en inglés).
  • cPanel u otro tipo de panel de control para administrar el servicio.
  • Copias diarias de seguridad y restauración de bases de datos.
  • Protección contra fraudes, virus y correos no solicitados.

No sólo es recomendable que elijas un proveedor de hosting con servicios complementarios, sino también uno que te brinde un excelente soporte técnico pues, ante cualquier problema, siempre será bueno tener a quien acudir.

Conclusión

Esperamos haber respondido a tus dudas sobre qué es el hosting web y cómo funciona. Ahora te toca a ti evaluar cómo lo utilizarás y decidir qué apoyo necesitas de tu proveedor en caso de alguna contingencia, cuál es la calidad del soporte técnico (pericia, velocidad de respuesta, efectividad de la atención al cliente) y cómo se adaptan los recursos del tipo de hosting a tu sitio.

Por cierto, algunas compañías tienen periodos de prueba para que te familiarices con el servicio, lo cual es excelente para experimentar cómo puedes operar a futuro.

Compartir artículo

Contenido relacionado
Abrir chat
1
¿En que podemos ayudarte?